En kioscos: Enero 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

¿Del soberano o de los mercados?

Una “independencia” polémica

La operación de marketing obligada por la crisis de 2008 no modificó las condicionalidades impuestas por el FMI. Entre estas, se destaca la independencia de los bancos centrales, que consagra la primacía de la especulación.

Entre 1985 y 2014, el Fondo Monetario Internacional estableció 55.465 condicionalidades para habilitar los programas de financiamiento otorgados a 131 países. Y a pesar de los esfuerzos de marketing que acompañaron y legitimaron el relanzamiento del organismo multilateral durante la crisis internacional, un relevamiento realizado por investigadores de las universidades de Oxford y Cambridge evidencia que las recomendaciones del FMI no cambiaron. La crisis interna que atravesaba la institución ante la falta de clientes quedó superada en 2009 cuando el G20 relanzó al organismo multilateral como prestamista de última instancia y le encomendó la estabilidad financiera global. Un léxico repleto de ingeniosos eufemismos sumado a un remozado discurso sobre la supuesta renovación institucional le permitieron dejar atrás el desprestigio acumulado. Desde entonces, los créditos otorgados a países europeos, latinoamericanos y africanos en problemas mantuvieron, sin embargo, sus tradicionales exigencias. Comprometido a asegurar que los acreedores externos de esas economías cobren en tiempo y forma, el menú de seis pasos incluyó los clásicos: ajuste fiscal, liberalización cambiaria, desregulación financiera, privatización de empresas públicas, apertura comercial y flexibilización laboral...

Artículo completo: 224 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de septiembre 2018
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Tomás Lukin

Economista, docente y periodista (@tomaslukin).
© Le Monde diplomatique, edición Cono Sur

Compartir este artículo /