En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Risas en El Cairo, lágrimas de Budapest

1956, bisagra de los imperios

Hace 50 años, en la noche del 23 de octubre de 1956, se produjo en Budapest un intercambio de disparos entre manifestantes y la policía política: fue el principio de la revolución húngara y el preludio de una sangrienta intervención soviética. Al mismo tiempo en Sèvres, del 22 al 24 de octubre, Francia, el Reino Unido e Israel ultimaban el plan secreto para intervenir militarmente en Egipto.

Budapest y Suez... Las peripecias de las dos crisis se hacen eco. La mañana del 4 de noviembre, el mariscal Jukov lanza el plan “Ráfaga” para aplastar la insurrección de Budapest; el 6 de noviembre, las tropas anglofrancesas de la operación “Mosquetero” desembarcan en Port-Said. El 20 de noviembre se apagan en Hungría los últimos focos de resistencia; el 22 de diciembre ya no hay más tropas occidentales en Egipto. Budapest llora lágrimas de sangre, mientras que en El Cairo resuena la carcajada estruendosa de Gamal Abdel Nasser.

La clave de una lectura clásica es simple: el año 1956 es una pausa, un brusco congelamiento tras las primicias del deshielo en la Guerra Fría. Empezó bajo los auspicios de la distensión: el 18 de abril el número uno soviético Nikita Khruschev desembarcó en Londres y el 15 de mayo el presidente del Consejo Francés, Guy Mollet, y su ministro de Relaciones Exteriores, Christian Pineau, realizaron una visita oficial a Moscú. Apenas cinco meses más tarde, los altoparlantes egipcios anunciaban a la población cairota: “¡Empezó la Tercera Guerra Mundial!”.

Artículo completo: 257 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de octubre 2006
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Roger Martelli

Compartir este artículo