En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Populismo francés

Hay algo fascinante en esta suerte de marcha del tigre que llevó en Francia a Nicolas Sarkozy a la presidencia de la República. El innegable talento político que demostró en el curso de toda la campaña, esa mezcla de voluntarismo, autoridad, personalización, provocación, nacionalismo y liberalismo, conjugado con un brillante arte oratorio y un manejo temible de las comunicaciones de masas le permitió, en parte gracias al apoyo masivo de los poderes mediático y económico, imponerse con manifiesta nitidez.

Lo que después asombró fue la desenvoltura intelectual que lo llevó a decidir el debate sobre las líneas de delimitación que separan la derecha de la izquierda. Había analistas que se preguntaban si esas líneas se habían movido, empujadas por la globalización liberal. Sarkozy zanjó la discusión. Y mediante la composición de su gabinete, demostró que el perímetro de la derecha incluye ahora en efecto buena parte del Partido Socialista, en todo caso su ala «social-liberal». En este sentido, el nuevo gabinete ministerial (donde no menos de cuatro miembros: Bernard Kouchner, Eric Besson, Jean Pierre Jouyet y Martin Hirsch, vienen de la izquierda) no hace más que reflejar la derechización de la sociedad francesa.

Una derechización paradójica, dado que el sufrimiento social no ha dejado de aumentar, y que desde 1995 las luchas sociales persisten vivas en un mundo laboral duramente golpeado por la precarización y la tercerización, las deslocalizaciones y el desempleo.

La era del gaullismo se termina, sustituida por la del sarkozismo, es decir, un populismo francés que se propone reunir en su seno a todas las derechas, de los lepenistas a los social-liberales, sin olvidar a los centristas, cautivándolas mediante una ilusión de movimiento y de apertura calificados de «modernos» y aun de «progresistas». Y cuyas principales fuentes de inspiración son el modelo republicano neoconservador de Estados Unidos, Silvio Berlusconi en Italia y José María Aznar en España. Tres (...)

Artículo completo: 694 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de junio 2007
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Ignacio Ramonet

Director de Le Monde diplomatique, París.

Compartir este artículo