En kioscos: Noviembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La era de los devoradores de cimas

Embotellamiento en el Himalaya

Montaña mítica, punto culminante de la Tierra… El Everest se eleva a 8.848 metros de altura sobre la frontera entre Nepal y China, en el cordón del Himalaya. En 2007, el guía Ludovic Challéat lo escaló por el lado tibetano. “A menudo –dijo posteriormente– el Everest ya no es considerado como una especie de meta final tras una larga experiencia en grandes altitudes, sino como un producto de consumo.

Cientos de sherpas transitan de manera casi permanente por la montaña llevando carpas, botellas de oxígeno, calentadores, gas, alimentos, ropa de abrigo… A excepción de unas pocas personas, a partir de los 7.700 metros se utiliza oxígeno de manera sistemática. El porcentaje de ascensiones exitosas es relativamente elevado y los accidentes son raros para una cumbre de tal altitud”. Durante la primavera de 2007 llegaron a esa cima seiscientas treinta personas, tantas como en los cuarenta años que transcurrieron desde la primera ascensión británica en 1953 hasta 1993…

Desde Pakistán hasta India, pasando por el Tíbet chino y, por supuesto, por Nepal, las montañas del Himalaya nunca habían atraído tanta gente. Sin embargo, hasta fines de la década del 60, los catorce picos de más de ocho mil metros –“los catorce 8.000”, como se los llama– sólo excitaban la codicia de una elite de montañistas. Por entonces se exacerbaban las aventuras y las rivalidades deportivas bajo el efecto de consideraciones nacionalistas...

Artículo completo: 244 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de septiembre 2009
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

François Carrel

Periodista.

Compartir este artículo