En kioscos: Julio 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Radicalización

La revuelta de los estudiantes de Quebec vuelve a demostrarlo: las políticas de austeridad ya no pueden implementarse sin métodos autoritarios. Cuando el gobierno liberal (centrista) de Jean Charest decidió aumentar el precio de las matrículas universitarias en un 75% durante un período de cinco años, más de un tercio de los estudiantes de esa región canadiense se declaró en huelga. El 18 de mayo, en una sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional de Quebec se suspendieron los derechos de asociación y manifestación. Secuencia fatal: la amputación de una conquista democrática (en este caso, el acceso a la educación superior) llevó rápidamente a la suspensión de una libertad fundamental.

Esta radicalización se observa en otras partes. En Francia, la derrota de la coalición conservadora –luego de una campaña durante la cual se enunciaron todos los tópicos de la extrema derecha– en modo alguno incitó a dicha fuerza a cambiar su discurso frente a un electorado centrista que decidió no votar por ella. Por el contrario, los herederos de Nicolas Sarkozy siguen privilegiando las posturas más reaccionarias –hostilidad hacia los inmigrantes, oposición a una presunta laxitud frente a la delincuencia, lucha contra el fraude social–, con la esperanza de arrebatarle al Frente Nacional un electorado popular que supuestamente se reconoce en el retrato de “trabajador que no quiere que alguien que no trabaja gane más que él” (1).

Menos de un mes después de la asunción de Obama, Estados Unidos atravesó un cambio político similar. Lejos de los mea culpa, el Partido Republicano imitó al Tea Party, truculento y paranoico, pero sobre todo experto en el arte de presentar a sus oponentes como un puñado de esnobs de izquierda, tecnócratas pagados de sí mismos y capaces solamente de molestar a los productores de la riqueza para seguir favoreciendo a los “asistidos” y los fracasados. “Todos tuvimos algún vecino, o escuchado el caso de alguien que vivía por encima de sus posibilidades, y nos preguntamos por qué teníamos que pagar (...)

Artículo completo: 577 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de junio 2012
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Serge Halimi

Director de Le Monde Diplomatique.

Compartir este artículo