En kioscos: Noviembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Un síntoma de desposesión »
Siguiente artículo: « “El 11 de Septiembre es un dogma” »
>

Diez principios de la retórica conspiracionista

1. No hablar nunca de complot (“Complot, yo, jamás”)
“En esta Revolución francesa, todo, hasta sus crímenes más espantosos, todo se previó, se meditó, se preparó, se confabuló, se decidió; todo (…) fue llevado a cabo por hombres que habían urdido durante mucho tiempo el hilo de las conspiraciones en sociedades secretas, y que supieron elegir y apresurar los momentos propicios para el complot.” A fines del siglo XVIII, cuando el abad Augustin de Barruel escribió estas líneas, los que veían complots por todos lados avanzaban a cara descubierta. Hablaban de conspiración, de sociedad secreta, de confabulación. Hoy en día el léxico ha cambiado. “Creo que esa palabra [complot] no se usa nunca en mi libro. De hecho, yo hablo de ‘proyecto de dominación’, de ‘red de dominación’”, explicó Alain Soral el 23 de marzo de 2011 en RFI. Como sus aliados Dieudonné y Thierry Meyssan –otras dos puntas de lanza del conspiracionismo francés–, afirma sobre todo desconfiar de las “versiones oficiales” y proponer “información alternativa”. El sitio Stop Mensonges [Basta de mentiras] tiene como lema “La verdad nos hará libres”; para Wikistrike, “nada ni nadie es superior a la verdad”. En cuanto al muy católico Media-Presse-Info, se presenta como “un medio de comunicación original que apunta a la vulgarización de la información de una manera deliberadamente objetiva, libre y sin concesiones”. ¿Quién se lo podría reprochar?

2. Reivindicarse como parte de una vanguardia (“A mí no me engañan”)
“Digámoslo claramente: no creo en la versión oficial que los medios de comunicación nos presentan en continuado y ad nauseam”, se enorgullece un colaborador de (...)

Artículo completo: 285 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de julio 2015
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Benoît Bréville

Jefe de redacción adjunto de Le Monde diplomatique, París.

Compartir este artículo