En kioscos: Agosto 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Democratizar la pantalla »
Siguiente artículo: « La necesidad es hoy »
>

El lugar que ocupan los militares en la democracia chilena

FFAA y corrupción: Una agenda democratizadora pendiente

Si se analiza el papel de los militares dentro del Estado, en el Chile actual, resulta prioritario definir si han concluido su transformación democrática o no. Y ello porque durante el periodo dictatorial, en el que las FFAA poseían un rol preponderante, ser militar era un rol predefinido. No existían matices entre sus miembros, porque no había debates intra-institucionales posibles. Usando una metáfora, ser militar significaba adaptar la propia personalidad individual a un molde único, en el que se encajaba hasta acoplarse perfectamente, o se debía abandonar la institución.

Esta homogeneidad y “cohesión” le confería a las FFAA buena parte de su fuerza política. El concepto de “unidad granítica” les otorgaba una capacidad de respuesta “como un todo”, sin fisuras. Esta situación es propia de todos los sistemas políticos no democráticos, donde las instituciones armadas asumen un rol de tutela de la sociedad. Pero en ese esquema los militares, individualmente entendidos, no son libres y habitan en un sistema gregario que les mandata comportamientos y lealtades irrenunciables.

Pero en una democracia los militares no deberían ser sujetos sustantivamente distintos al resto de la población a la hora de disfrutar derechos, incluyendo la posibilidad de manifestar facetas personales y perfiles profesionales diferenciados. En otras palabras, en una democracia el militar es ante todo un ciudadano y un profesional, y no el simple engranaje pasivo de una maquinaria anónima...

Artículo completo: 245 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de junio 2016
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Álvaro Ramis

Teólogo, doctor en Ética Aplicada.

Compartir este artículo