En kioscos: Diciembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Erik Satie

El compositor del silencio

Reflexiones en el 150 aniversario del nacimiento de Erik Satie.

Es inquietante trazar el retrato de Erik Satie (1866-1925); es delicado encontrarle la vuelta a su personalidad. Porque se resiste, bromea, te da la espalda y se va siempre a Arcueil a encerrarse en su cueva donde no admite a nadie. Evocarlo es un ejercicio inquietante de equilibrista. ¿De quién hablar? ¿Del joven revolucionario en traje de terciopelo o del último Satie en traje de notario? ¿Del Satie que iba a casa de los Noailles en el barrio Saint-Germain, siempre a pie, o de aquel que, en Arcueil, “se acostaba en la zanja y se hacía el borracho”? ¿Del pianista del cabaret Le Chat Noir o de aquel de la asociación benéfica de Arcueil-Cachan? Y además están sus dibujos, sus escritos y están las Vexations para repetir ochocientas cuarenta veces seguidas. Dice él: “Para ejecutar este motivo, estaría bien prepararse con antelación, y en el mayor silencio, por medio de una importante quietud”. Bien. Quince horas de música que John Cage y nueve pianistas más tocaron por primera vez en 1963.

¿Entonces? ¿Hay que destacar sus conferencias estrafalarias, sus crónicas musicales, sus aforismos, sus crisis de rabia, sus poemas y sus protestas? ¿Hay que hablar de la primera sección de Arcueil del Partido Comunista al que adhirió? ¿Limitarse a las célebres Gnossiennes y a las Gymnopédies que esconden un poco su música, tan múltiple? ¿Hay que hablar del Satie de Jean Cocteau, de Maurice Ravel, René Clair o Picasso, del amante breve de Suzanne Valadon, pintora-trapecista, o del amigo tan entrañable de Claude Debussy, que le preparaba costillitas? ¿Hay que hablar de miseria, hay que hablar de mística? ¿Celebrar al fundador de la “Iglesia metropolitana de arte de Jesús conductor”, del que él será el único oficiante y el único fiel, gracias a Dios, o quedarse con él en el cuarto de Arcueil sin agua corriente y sin luz donde vivirá veintiocho años, molestado sobre todo por los (...)

Artículo completo: 348 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de agosto 2016
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Agathe Mélinand

Codirectora del Théâtre national de Toulouse.

Compartir este artículo