En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Temerarios distribuidores de patrañas

Desde la derrota de Hillary Clinton en la elección presidencial estadounidense, los caudillos editoriales de Nueva York, Londres o París descubren una sobrecogedora verdad: los medios mienten. No ellos, por supuesto: los otros. Diarios en línea cercanos a la ultraderecha estadonidense, oscuros blogs creados en Macedonia, trolls que publican falsas noticias a granel: la secretaría de Justicia habría ordenado “borrar de inmediato todos los tatuajes que representan a la bandera confederada”, el Papa apoyaría a Donald Trump, Hillary Clinton dirigiría una red de pedofilia desde la trastienda de una pizzería de Washington… Estos cuentos chinos divulgados por Facebook, Twitter y Google habrían burlado la capacidad de discernimiento de las mentes simples que no leen The New York Times.

La prensa virtuosa no precisaba nada más para entrar en resistencia. “Es una amenaza a la pertinencia y utilidad mismas de nuestra profesión –estima la reportera estrella de CNN Christiane Amanpour, el 22 de noviembre de 2016–. El periodismo y la democracia corren peligro de muerte.” La opinión es compartida por The New York Times, cuyo largo editorial titulado “Verdad y mentiras en la era Trump” (10 de diciembre de 2016) incrimina a las redes sociales y deplora la indiferencia popular por las informaciones confiables –fue una pena que la versión digital de ese texto estuviese infelizmente ilustrada por una publicidad para un sitio de “fake news” que anunciaba la muerte del actor Alec Baldwin–. Según The Washington Post, la epidemia de noticias falsas procede más bien de una “campaña propagandística sofisticada” comandada por Rusia, pero su investigación se basa en fuentes tan poco confiables que, a su vez, es denunciada como un “caso químicamente puro de ‘fake news’” por el periodista Glenn Greenwald (The Intercept, 26 de noviembre de (...)

Artículo completo: 302 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de enero 2017
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Pierre Rimbert

De la redacción de Le Monde diplomatique, París.

Compartir este artículo