En kioscos: Abril 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Punto Final: Una pérdida irreparable

Solo en la intimidad de amistades cercanas, el periodista Mario Díaz solía recordar la extensa operación que involucró a bolivianos y chilenos a fines de la década de los 60 para hacer llegar a La Habana los escritos que a diario hacía el comandante Ernesto Guevara sobre la guerrilla que comandaba en la selva de Bolivia. A “El Chico” Díaz le tocó hacer el último tramo del recorrido de Santiago a la capital cubana, con los microfilms de los textos ocultos en la carátula de un disco que pudo entregar a los servicios de seguridad isleños para la comprobación de su autenticidad. En retribución por su solidaridad, los cubanos le entregaron al periodista los derechos exclusivos para América Latina para la publicación de los escritos del Ché en la revista de la que era fundador: Punto Final.

La revista, también fundada por su director Manuel Cabieses, amigo y compañero de Díaz, tendrá su última edición en papel en estos días, luego de cinco décadas de circulación solo interrumpida por el golpe de Estado de 1973, de la prisión de Cabieses, el asesinato de varios de sus periodistas y colaboradores y el exilio del propio Díaz. La publicación tuvo en su colofón a una camada de periodistas militantes de la izquierda chilena y latinoamericana, muchos de ellos cercanos al presidente Salvador Allende. Con independencia, Punto Final jugó un papel crucial en el debate político e ideológico de las fuerzas democráticas y revolucionarias a fines de los 60, rol que siguió jugando durante los años del gobierno de la Unidad Popular.

Apenas impuesto el régimen contrarrevolucionario, la revista fue parte de la veintena de publicaciones proscritas, su director llevado a prisión, periodistas empujados a la clandestinidad y otros asesinados a lo largo de los años de la dictadura cívico militar. Aun así, a fines de los 70, Manuel Cabieses, “El Chico Díaz”, José Carrasco Tapia, Gladys Díaz, Ruy Mauro Marini y otros colaboradores de la publicación dieron vida a una edición internacional de Punto Final, editada desde México. Desde entonces, la revista logró mantener su regularidad pese a que Cabieses regresó clandestino a Chile, periodo en el que Díaz retomó la dirección de la revista.

En las postrimerías de la dictadura, cuando se preparaba el regreso de Punto Final a Chile, Mario Díaz murió inesperadamente en Buenos Aires. Manuel Cabieses, junto a un puñado de colaboradores, con escaso financiamiento, logró reeditar y mantener Punto Final hasta ahora, cuando se anuncia su término.

Las razones por las que Punto Final desaparecerá de los quioscos son variadas y casi todas conocidas. Desde el término de la dictadura, ninguno de los gobiernos civiles tuvo en agenda la preocupación por estimular la circulación de discursos distintos a los medios del duopolio que garanticen el derecho de la sociedad al pluralismo informativo. Los gobiernos civiles optaron por mantener los contratos de publicidad estatal que dejó amarrados la dictadura, lo que hizo desparecer paulatinamente los medios independientes. El cierre y privatización del diario La Nación, durante el primer gobierno de Sebastián Piñera, no solo significó el fin del diario estatal sino también la venta de la imprenta y la empresa distribuidora de impresos asociadas a la publicación. Ello debilitó la capacidad de subsistencia económica de Punto Final, como también de El Siglo, que también termina su tiraje en papel, así como la posibilidad de emergencia de nuevas iniciativas editoriales.

La integración vertical y concentrada de los medios de comunicación en el Chile de hoy es un nítido espejo del sistema económico neoliberal, que apuesta a la existencia una prensa dócil y acrítica. Reiteradamente se ha dicho y escrito: la falta de diversidad y pluralismo afecta a toda la sociedad y horada la democracia. Así las cosas, el término de Punto Final es una pérdida irreparable.

*Editor general de la edición chilena de Le Monde Diplomatique

Un nuevo y certero atentado contra la democracia.

por Juan Pablo Cárdenas S./ Radio U. de Chile.

El director de la Revista Punto Final ha anunciado el inminente cierre de su publicación. Problemas financieros serían la causa de que se apague una publicación de más de 50 años de existencia y que ha representado con lucidez la visión del progresismo o de la izquierda en nuestro país. Un notable esfuerzo editorial valorado en todo el continente y que difundió el pensamiento de decenas de periodistas e (...)

Artículo completo: 2 213 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2018
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Compartir este artículo /