En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Cambiar el mundo y arreglar la vereda

“Antes queríamos cambiar el mundo, ahora nos conformamos con arreglar la vereda”. Esta frase constituye un análisis crítico de la práctica política de las izquierdas, entre ellas -por supuesto- de las latinoamericanas. ¿Quién la formula?

El emisor de esta lapidaria sentencia es José Mujica, ex militante tupamaro, quien se vanagloria de no tener título universitario y haber llegado, pese a ello, a la presidencia del Uruguay, compitiendo por el Frente Amplio en el período de la post dictadura.

Fue durante trece años preso político, estando encerrado durante años en un cajón. Pese a ello, cuando fue liberado en 1985 salió predicando la paz y la reconciliación.

Es famoso por su vida austera: vive en una pequeña parcela, en el Montevideo rural, en las cercanías de la ruta nacional y siguió habitando el mismo lugar durante su presidencia.

Una de las principales medidas de su mandato fue la legalización del uso de la marihuana, lo cual le dio fama mundial.

El dicho de Mujica es interesante en sí mismo, pero lo es más aun en boca de un izquierdista, quien aconsejaba a Hugo Chávez sobre la mejor forma de construir al socialismo y quien se sentía, no obstante, más cercano a Lula.

Comentando la frase puede decirse que contrapone lo que no debería contraponerse. Lo óptimo sería cambiar el mundo y, simultáneamente, arreglar la vereda; o sea luchar por una vida mejor y, al mismo tiempo, vivir la cotidianidad, realizando las tareas sencillas que afronta el hombre común.

Lo otro significa convertir la lucha por cambiar el mundo en una vida que aislaría al militante, separándolo de los demás. Algunos dirán esa distancia es necesaria porque quien lucha por cambiar el mundo se convierte en un “hombre nuevo”, como Ernesto Guevara, quien entregó la vida por la causa.

Pero, en realidad, es necesario buscar nuevas formas de entrega a la causa, que permitan que el militante la compagine con una vida familiar y con una cotidianidad integrada, cercana a la de los hombres que trabajan y que, sin embargo, también militan por (...)

Artículo completo: 490 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de abril 2020
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Tomás Moulian

Sociólogo.

Compartir este artículo