En kioscos: Mayo 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Cómo controlar la agenda pública a través de la propaganda vinculada a la seguridad pública

“Delincuenciar” la política

Llamamos “delincuenciar” la política al uso ideológico y propagandístico de la delincuencia para controlar políticamente a una sociedad (1). Propongo ese neologismo ya que el significado de criminalizar la política refiere a la persecución penal de las actividades políticas, tal cual sucedió en Chile durante la dictadura militar, como hoy sucede en variados regímenes autoritarios tales como Rusia o Ucrania, desde antes de la guerra, o en países que son reconocidos cual democracias como: Bielorrusia, Hungría, Polonia o Turquía, o en nuestra región regímenes de izquierda como Cuba, Nicaragua o Venezuela.

Hay una larga historia de sustituir las políticas sociales por el endurecimiento de las políticas del control del delito, de criminalizar la pobreza, como la acontecida en los EEUU a partir de 1975, con el fin de los treinta gloriosos años de crecimiento económico y expansión de las políticas sociales durante la post guerra (1945-1975), el New Deal, en ese país y el mundo occidental. Esto es parte de la instauración del neoliberalismo por el mundo que consistió en la venta de las empresas públicas, la rebaja de impuestos a la empresas y grandes contribuyentes, la privatización de los recursos naturales, las obras y los servicios públicos, todo lo cual disminuyó notablemente la capacidad de gasto del Estado, además, aquello se perfecciona con la privatización de la salud, la previsión y la educación, lo cual debe ser asumido por sus beneficiarios; para asegurar todo lo anterior y debilitar la resistencia de las y los trabajadores también se procedió a la desregulación laboral y sindical.

En fin, no tan solo el empobrecimiento de la población en particular de los más pobres y marginados por razones raciales o culturales, aumenta crecientemente tanto la delincuencia como la población carcelaria, además, se endurece la política criminal. Esta política estadounidense de criminalización de la pobreza se fue universalizando por todo el planeta de la misma manera que se globalizaba el neoliberalismo.

Hoy, el último y mayor paradigma que hace de la delincuencia un instrumento de gobierno es el Presidente Nayib Bukele de El Salvador. Este ha puesto en escena una gigantesca cárcel de alta seguridad para aprisionar a los supuestos pandilleros de las “maras” donde se puede retener a 40 mil personas, el éxito político de esta operación eleva el respaldo de la población a su Presidente a más del 70%, las encuestas en otros países de la región señalan una amplia aprobación a esta medida, la escenificación muestra a los prisioneros semidesnudos uniformemente rapados, en calzoncillo blancos y caminando ordenadamente agachados.

Populismo penal

En Chile, con la transición a la democracia en 1992 se instaura a la Fundación Paz Ciudadana como centro de pensamiento y asesoramiento al delincuenciamiento de la política; es de notar, que el neoliberalismo se expande y fortalece durante la transición, así tenemos que mientras los militares entregaron el 70% de la explotación del cobre en manos de Codelco, hoy ella tienen solo el 30% de esos recursos, por otra parte, mientras que al fin de la dictadura militar el 17% de los trabajadores estaban sindicalizados, al terminar el gobierno de la Nueva Mayoría solo un 10%, hoy la sindicalización llega al 23%, sin que se sepa muy bien por qué.

El antecedente doctrinario y sobre todo práctico de este manejo de los asuntos públicos que llamamos aquí el delincuenciamiento de la política es el populismo penal, que centraliza como política de control social a la seguridad ciudadana y al endurecimiento de las políticas tanto criminal, como penal y penitenciaria, esto ante el constante recorte financiero y la creciente disminución de las acciones públicas de desarrollo y protección social, todo lo anterior acompañado por un constante deterioro general de la distribución el ingreso de la población, de concentración de la riqueza nacional.

Un primer paso para el delincuenciamiento de la política en Chile fue el proceso de municipalización de la seguridad ciudadana. El primer sistema comunal de seguridad ciudadana que empezó a funcionar fue el de la Municipalidad de Las Condes desde 1995, el desarrollo de estas actividades estuvo coordinado por esta Municipalidad, la Defensa Civil de Chile y la Fundación de Estudios en Protección Civil, entidad que diseñó e implementó la puesta en marcha de toda esta labor, invirtiendo recursos propios junto al municipio, lo cual vincula este proceso al Ejército de Chile. A partir de los años 1996 y 1997 se integran a estas actividades los municipios de Vitacura y de Providencia.

El Programa Comuna Segura fue creado en 2001 por el Ministerio del Interior, con la participación activa y de asesoría técnica de la Fundación (...)

Artículo completo: 2 413 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de abril 2023
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Ibán de Rementería

Observatorio Gobierno del Miedo
Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

Compartir este artículo