Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Reforma laboral para nuevas precarizaciones
- Gran debate a la cubana
- Un belicoso capricho estadounidense

- Sumario completo junio de 2019





Sobre el autor

Lionel Richard
Escritor e historiador, profesor universitario emérito, autor de Débris sur le rivage, Ediciones Pétra, París, 2018.
plus...



Página de inicio >> Junio de 2019

Arte y diseño
Bauhaus, el espíritu de las formas

por  Lionel Richard

Alemania, enero de 1919. Tras la abdicación del emperador Guillermo II, una agitación revolucionaria, aunque también contrarrevolucionaria, podía observarse casi en todas partes. En Berlín, para los diputados resultaba difícil debatir sobre el futuro. Debido a que en Weimar el clima estaba más tranquilo, se eligió ese pequeño pueblo de Turingia, que gozaba del prestigio que le diera Johann Wolfgang von Goethe, como sede de la Asamblea Nacional hasta el otoño. Con soldados apostados en toda la ciudad, el 6 de febrero de 1919, los diputados reunidos en la sala del teatro entablaron sus deliberaciones en torno a los artículos de la Constitución que regiría en la inminente República alemana.

Walter Gropius, arquitecto berlinés de 36 años, también se encontraba en Weimar. Desmovilizado luego de haber resultado herido en 1917 durante la batalla del Somme, obtuvo el aval del gobierno regional para llevar a cabo un antiguo proyecto: volver a dar vida a la Escuela de Artes Decorativas. Ésta había sido construida y administrada por un adepto al Art Nouveau, el belga Henry Van de Velde. Desde 1916, se usaba como hospital militar.

Del otro lado de la calle, la Escuela Superior de Bellas Artes no tenía más director. Los docentes propusieron que se juntaran los dos establecimientos. De esta fusión, nació la Bauhaus, o “casa de la construcción”, un nombre inventado por Gropius. Evoca el término “Bauhütte”, que en la Edad Media, durante la edificación de las catedrales, designaba la logia de los constructores. Mediante ese neologismo, que utilizó por primera vez el 20 de marzo de 1919 en una presentación de la nueva institución, Gropius buscaba sugerir el carácter radicalmente nuevo de aquello que se proponía emprender...

Texto completo en la edición impresa del mes de JUNIO 2019
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.