En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La economía, en manos de aprendices de brujo

Grave inquietud en las finanzas

Creado después de la Segunda Guerra Mundial y objeto de enérgicas impugnaciones en las últimas dos décadas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) espera volver a dorar sus blasones entreabriéndose a países emergentes cuyos derechos de voto van a aumentar ligeramente. Pero la multiplicación de productos especulativos vuelve prácticamente incontrolable al sistema financiero mundial. Las crisis suceden a otras crisis, hasta el punto de inquietar a los más altos dignatarios de las organizaciones internacionales.

No faltan razones para inquietarse. A mediados de septiembre, un importante fondo de inversiones estadounidense, Amaranth Advisors, perdió más de la mitad de su capital en un fin de semana. En 1998 la desintegración de un fondo de ese tipo, Long Term Capital Management, había obligado al Banco Central a intervenir para evitar un crack. Pero desde entonces las sumas en juego se incrementaron de manera considerable.

Nunca el sistema financiero mundial fue tan opaco. El monto diario de las operaciones cambiarias, similar al capital de un gran banco de Estados Unidos hace unas décadas, equivale ahora al capital acumulado de sus cien primeros bancos.

Los filibusteros de las finanzas inventan constantemente nuevos “productos” que desafían a la vez a los Estados-Nación y a los bancos internacionales. En mayo pasado, el director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo de Rato, lamentó estos nuevos riesgos, fuertemente agravados por la debilidad del dólar y el déficit comercial de Estados Unidos. Sus temores reflejan el desconcierto, tanto estructural como intelectual, que invade actualmente al (...)

Artículo completo: 261 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de octubre 2006
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Gabriel Kolko

Compartir este artículo