En kioscos: Noviembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

una investigación de Philippe Rekacewicz

Refugiados en el Sur, barreras en el Norte

“Estábamos con mis colegas cerca del puesto aduanero, para contar las personas que atravesaban la frontera y estimar las necesidades inmediatas –relata William Spindler, vocero del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en ese momento (1996) destacado en Rwanda–. Esperábamos 20.000 personas por día, y teníamos los mismos pequeños contadores manuales que utilizan las azafatas en los aviones para verificar la cantidad de pasajeros. Finalmente, fueron entre 20.000 y 30.000 personas las que pasaron ante nosotros… ¡por hora!”

“En total, recibimos 350.000 en un día, es decir el equivalente a dos veces la ciudad de Ginebra, a los que hubiera sido necesario alimentar y dar atención médica inmediatamente. ¿Qué podíamos hacer? Nada, en realidad, aparte de constatar, impotentes, los nacimientos y los decesos al borde de la ruta, y aportar primeros auxilios a los que estaban en nuestro campo de visión inmediato”. Ante desplazamientos de esta envergadura –que felizmente siguen siendo excepcionales–, es imposible organizar la ayuda de urgencia en las primeras horas, justamente cuando la población está más expuesta al peligro.

El ACNUR, institución comisionada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para hacer frente a las crisis humanitarias, ha sabido implementar una logística que le permite aportar auxilio a 500.000 personas en menos de cuarenta y ocho horas. Algo que evidentemente no se improvisa. ¿Cuáles son sus cartas? Trescientos encargados de logística y personal sanitario de “guardia” en los cinco continentes, rápidamente movilizables para ir sobre el terreno; centenas de miles de toldos de plástico, tiendas, baldes, utensilios de cocina, frazadas, mosquiteros; y también camiones, depósitos prefabricados y generadores eléctricos listos para ser embarcados en una flota de grandes aviones de transporte Antonov, que salen de los depósitos de Dubai, Copenhague, Amman, Accra o Nairobi. Tiene el apoyo del Programa Alimentario Mundial (PAM) para la (...)

Artículo completo: 354 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de abril 2008
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Philippe Rekacewicz

Cartógrafo.

Compartir este artículo