En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Justicia gala condena a ex represores chilenos

Francia golpea a la impunidad

La cour d’assises de Paris (Tribunal de lo Criminal), en un juicio que se desarrolló del 8 al 17 de diciembre pasado, procesó a catorce ex represores del régimen dictatorial de Chile por la desaparición de cuatro franco-chilenos entre 1973 y 1975. Los cargos levantados por la justicia gala fueron “detención y secuestro con tortura y actos de barbarie” y condenó a trece de los catorce acusados a penas que van desde los 15 años de cárcel hasta la prisión perpetua.

El primer caso correspondió a Jorge Klein, psiquiatra, asesor de Salvador Allende, formó parte del último grupo de prisioneros de La Moneda, el 11 de septiembre de 1973, que fue llevado al regimiento Tacna, allí fue torturado y ejecutado en el campo de Peldehue. El segundo desaparecido, Etienne Pesle, era un ex sacerdote, trabajaba en Temuco y en los sectores rurales apoyando la Reforma Agraria; fue detenido el 19 de septiembre de 1973. Los dos otros franceses -Alfonso Chanfreau y Jean Yves Claudet- fueron arrestados respectivamente en julio de 1974 y en noviembre de 1975. Ambos formaban parte del MIR y están en calidad de detenidos desaparecidos.

Las familias de las víctimas presentaron en 1998 –cuando Augusto Pinochet fue arrestado en Londres- una denuncia en Francia para que las desapariciones de sus familiares no quedaran impunes. En efecto, el artículo 113-7 del Código Penal estipula que “la ley penal francesa es aplicable a todo crimen y delito sancionado de cárcel, cometido por un extranjero, fuera del territorio de la República, cuando la víctima es de nacionalidad francesa en el momento de la infracción”. Y es sobre esta posibilidad que se apoyaron los abogados de las familias de las víctimas para que se hiciera el juicio en Francia. Además, como los cuerpos nunca fueron encontrados, se considera que los actos de “detención y secuestro con tortura y actos de barbarie” siguen siendo cometidos, así que la prescripción no se puede aplicar para estos delitos que la ley francesa considera como crímenes contra la humanidad.

El juez de instrucción parisino, Roger Le Loire, junto a otros, constituyó durante doce años la causa para que una corte se encargara de examinarla (1). Pero el extenso período de instrucción dio como resultado que cinco de los 19 inculpados murieran, sin ser procesados, entre ellos Augusto Pinochet perseguido por “complicidad de crímenes, de detención y de secuestro con tortura y actos de barbarie, dando instrucciones para cometerlos”.

Durante el juicio los acusados no estuvieron presentes. (...)

Artículo completo: 1 255 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de enero 2011
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Sara Méry

Estudiante de Ciencias Políticas, Instituto de Estudios Políticos de París.

Compartir este artículo