En kioscos: Mayo 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « La búsqueda de caminos para el cambio »
Siguiente artículo: « ¡A ver, a ver…! »
>

La elitización de la política

Pese a que los votantes tienen el derecho de limitar los períodos de sus representantes por la vía de no reelegirlos, se ha estado formando en Chile la percepción de que los privilegios y ventajas que se han auto conferido los congresistas, los está transformando en una casta que se auto perpetua.

Es difícil no compartir con los ciudadanos “poco atentos a la política”, que ésta es ejercida por profesionales que viven “de” la política. El tiempo y la experiencia dedicada en puestos políticos de diversa índole, son dos elementos que configuran el concepto de profesionalización política. Es frecuente, en consecuencia, escuchar a ciudadanos afirmaciones como “son los mismos” o que estamos frente a un “sistema de botín” o “puerta giratoria”, buscando reconocer que, si bien se tiene una democracia que funciona y es estable, se desarrolla dentro de un círculo “demasiado cerrado, demasiado rígido” y, por lo mismo, su “talón de Aquiles” es que un grupo se ha perpetuado en las posiciones de poder con muy poca movilidad, ya sea en el Congreso o en cargos de confianza del Ejecutivo.

La elitización de la política se expresa bien con la llegada de dos nuevos senadores al gabinete del Presidente Sebastián Piñera. De los que se van o enrocan, en una aproximación cínica, se podría decir que lo hacen por no haber sido los mejores, por no haber trabajado siete días a la semana y 24 horas, por no ser capaces de expresar la nueva forma de gobernar que el Presidente instaló como idea fuerza al inicio de su mandato. Pero los hechos, los porfiados hechos, nos dicen que el problema es más complejo y es de los partidos y sobre la representación.

Si bien, no es nada nuevo decir que en Chile los partidos aparecen como las instituciones peor evaluadas por la opinión pública y viven una crisis de credibilidad y de relación con la sociedad, ni tampoco el que su acción está enfocada prioritariamente hacia el control del Estado, aspecto que se refleja en su competencia por los “cuoteos” de cargos públicos, sí nos resulta novedoso la (...)

Artículo completo: 896 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de agosto 2011
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Bernardo Navarrete Yáñez

Profesor Asociado. Universidad de Santiago de Chile (USACH).

Compartir este artículo