En kioscos: Mayo 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Corea del Norte, el dragón despierta »
Siguiente artículo: « Goma, ciudad en guerra »
>

Ilusiones y desilusiones de los “abenomics”

Japón, falsa audacia económica, verdadero nacionalismo

El Primer Ministro japonés Abe Shinzo puso en marcha la fábrica de billetes desafiando la doxsa de la austeridad lo que ha generado un gran debate. ¿Qué ha sucedido?

Tras la aplastante victoria del Partido Liberal Demócrata (PLD) en la elección de senadores de julio de 2013, el primer ministro japonés Abe Shinzo dispone de la mayoría absoluta en las dos cámaras. Mientras que el país ha conocido años de deflación –desde la crisis de 1997–, luego el desastre del terremoto y el histórico accidente de la central nuclear de Fukushima en marzo de 2011, el gobierno Abe puso toda su voluntad en la recuperación económica desde que llegó al poder, el 28 de diciembre de 2012. Lo que los medios de comunicación llamaron “Abenomics”, en referencia a la “Reaganomics” que había marcado el primer período del neoliberalismo estadounidense bajo la presidencia de Ronald Reagan, en los años 80.

El poder pretendía salir de la deflación mediante tres tipos de medidas: aumentar la liquidez, es decir poner en marcha la máquina de fabricar billetes, con el objetivo de alcanzar de aquí a dos años una tasa de inflación del 2% (lejos del irrazonable temor de Europa frente al más mínimo estremecimiento inflacionario), reactivar la inversión pública; implementar una estrategia de crecimiento basada en las exportaciones, las privatizaciones y la desregulación del mercado del trabajo. Un año después, ¿dónde están?…

Artículo completo: 253 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2014
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Katsumata Makoto

*Economista, profesor en la Universidad Meiji Gakuin (Tokio), presidente del Centro de Estudios Internacionales por la Paz.

Compartir este artículo