En kioscos: Octubre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « La democracia amenazada »
>

El proceso constituyente y cómo refundar la institución

Crisis de Carabineros: Ya no sirven las reformas cosméticas

Los escándalos que han afectado a Carabineros de Chile en los últimos cuatro años han venido a poner sobre la mesa la necesidad urgente de una reforma a la institución. En un primer momento esta reforma parecía centrarse en el control externo a Carabineros, a propósito de los casos de corrupción que afectaban desde el Alto Mando hasta el personal operativo. Sin embargo, luego del 18 de octubre del 2019, una segunda línea de necesaria transformación parecía quedar al descubierto tras lo que se ha denominado el ‘estallido social’.

Con ocasión de las masivas protestas que tuvieron lugar en las calles de Chile a partir de octubre de 2019, la intervención de Carabineros en la restitución del orden público tuvo como saldo 2.825 víctimas identificadas por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y asociadas a más de 4.000 hechos constitutivos de violaciones a los derechos humanos que habían tenido lugar en el periodo desde el 18 de octubre del 2019 hasta el 14 de noviembre de ese mismo año. Se contabilizaron 1.615 golpizas, 1.334 disparos, que figuran entre los hechos vulneratorios identificados por el INDH en las querellas presentadas ante la justicia.

Un análisis somero de cuáles han sido las condiciones que permitieron que por más de 30 años las policías y particularmente Carabineros se vieran involucrados en escándalos al nivel de lo que se ha conocido como “el Pacogate”, la “Operación Huracán” y las múltiples violaciones de derechos humanos, nos permite identificar al menos algunos ámbitos principales que debemos tener en cuenta. Por una parte, Carabineros es una institución de carácter militar desde su origen, con una estructura de mando jerárquica vertical, caracterizada por la opacidad de la información y controles internos igualmente opacos y cooptados por quienes se han visto beneficiados por estas malas prácticas institucionales; también internamente, ha generado mecanismos propios de reproducción de la desigualdad, vulnerando de manera sistemática los derechos humanos del personal, particularmente del subalterno, y donde la violencia de género adquiere características aun de dimensiones desconocidas.

Populismo punitivo
A su vez el poder político le brindó una amplia autonomía a la institución para decidir respecto de quiénes integran su fuerza, en qué condiciones, cómo son formados, de qué manera desempeñan su labor y un largo etcétera. Todo ello sin controles externos efectivos que supervisaran las decisiones institucionales y sus resultados. El Estado chileno permitió durante tres décadas de régimen democrático que se consolidaran aquellos elementos que venían siendo característicos de la institución desde su fundación y que se habían profundizado durante los 17 años de dictadura, de la cual había sido parte activa la institución policial integrando la (...)

Artículo completo: 1 407 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de mayo 2021
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Alejandra Mohor Bellalta

Investigadora Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana- CESC de la Universidad de Chile.

Compartir este artículo