En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Colombia y su “enemigo interior” »
Siguiente artículo: « Fábulas mediáticas »
>

El impacto de la pandemia en el escenario político

India frente a la segunda ola

Como demostraron el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y su ex homólogo estadounidense Donald Trump, los dirigentes llamados “populistas” manejan mal la pandemia, y esto por al menos tres razones: su gusto por la demagogia y los alardes nacionalistas los empuja a negar las limitaciones inherentes a las políticas sanitarias en beneficio de prácticas “disruptivas”; su menosprecio por los expertos, a los que asimilan al establishment de los “sabios”, los lleva a poner en valor remedios ilusorios; por último, su megalomanía los conduce a barrer de un plumazo la más mínima objeción y a rodearse de aduladores incompetentes que no se atreven a decir la verdad o que no tienen la más mínima idea de nada.

Este cóctel, sumado al estado deplorable del sistema público de salud indio, al que el Estado central nunca destinó más del 5% de su presupuesto anual (contra más del 11% en Francia, por ejemplo), desembocó en el fracaso del gobierno de Narendra Modi –populista si los hay (1)– frente a la segunda ola de la pandemia.

Desde principios de 2021, Modi se mostró como un fanfarrón nacionalista, cuando explicó, en el Foro Económico Mundial de Davos, que India había vencido el Covid-19 y en adelante iba a “guiar” al mundo hacia el final del túnel gracias a “sus” dos vacunas (de las cuales una no es sino la versión india de la vacuna sueco-británica AstraZeneca). Nueva Delhi se comprometió entonces en una “diplomacia de la vacuna” a la vez generosa (se suponía que iba a contribuir más que ningun otro país al plan COVAX de ayuda a los países pobres) e irreflexiva, porque, a fines de marzo, India había exportado 68 millones de dosis (en su mayoría a título comercial) mientras que sólo 120 millones de indios de 1.340 millones habían sido vacunados. De ahí el cese brutal de todas las ventas al exterior el 30 de marzo.

Despectivo con los científicos, el gobierno no reunió al comité de expertos que debía aconsejarlo entre enero y abril del 2021, cuando la segunda ola empezó a fines de febrero. En lugar de ello, el ministro de Salud aprobó remedios supuestamente provenientes de la tradición ayurvédica que los nacionalistas hindúes estiman por principio, a pesar de las protestas de los profesionales de la salud. Peor aun, los gobernantes adhirieron a las recomendaciones de los astrólogos para adelantar un año la Kumbh Mela, una peregrinación que se lleva a cabo cada tres años en cuatro lugares sagrados al borde del Ganges y de la Yamuna. Desde mediados de marzo hasta mediados de abril, esta reunió más de 7 millones de personas. ¡Sólo algunos funcionarios se animaron a hacer de cuenta que se habían respetado los protocolos sanitarios!

Con excepción de los médicos, que vieron cómo se llenaban los hospitales, nadie tuvo (...)

Artículo completo: 1 415 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de junio 2021
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Christophe Jaffrelot

Investigador del CERI–Ciencias Políticas, CNRS. Recientemente dirigió L’Inde contemporaine. De 1990 à aujourd’hui, Hachette, París, 2014. Una versión extensa de ese artículo fue publicada en Manière de voir, n° 134, “Nouveaux visages de l’extrême droite”, abril-mayo de 2014.

Compartir este artículo