En kioscos: Junio 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Tres mujeres constituyentes del norte

Una oportunidad cierta de cambiar Chile

Constanza Andrea San Juan, 35 años, licenciada en Historia de la Universidad de Chile. Reconocida activista medioambiental es vocera de la Asamblea por el Agua. Elegida constituyente como independiente en la lista Asamblea Constituyente Atacama de la Lista del Pueblo, representará en la constituyente a las comunidades del Distrito 4.

Fui nombrada como candidata de la Asamblea Constituyente de Alto del Carmen, promovida por la Asamblea por el Agua del Guasco Alto, organización de la cual he sido vocera durante más de siete años y que defiende la vida del Valle del Huasco frente al acecho de mega proyectos mineros.

Como movimiento socioambiental –uno de los tantos que llevamos varias décadas defendiendo nuestros territorios– comprendimos claramente que los problemas, las inequidades y los abusos que enfrentamos como pueblos y territorios persisten justamente porque la Constitución que nos rige así lo promueve y permite.

De una forma u otra, todas las aberraciones y abusos que se cometen contra la Tierra y los ecosistemas, así como la violación de derechos humanos y sociales básicos, son constitucionales. En otras palabras, esta Constitución fue hecha a la medida del empresariado para que éste lucrara sin escrúpulos y sin ninguna otra consideración que frene este afán.

Esto lo viví en carne propia con el caso del agua y los glaciares en nuestra lucha contra el proyecto Pascua Lama de Barrick Gold. En nuestro país el agua no se resguarda como el bien común y el elemento vital que es; fue separada de la tierra y convertida en un bien transable en el mercado, sujeto a sobreexplotación y acumulación por parte de quienes tienen más recursos. En septiembre de 2020 y después de una lucha comunitaria de más de 20 años, el Tribunal Ambiental decretó el cierre definitivo de este proyecto de muerte dándonos la razón. Sin embargo, no habíamos tenido siquiera tiempo de celebrar cuando nos enteramos de que la empresa nuevamente estaba haciendo sondajes y anunciando un nuevo proyecto.

En ese momento vino el plebiscito para aprobar o rechazar la idea de redactar una nueva Constitución y luego del triunfo arrollador del Apruebo, comprendí que había una oportunidad cierta de cambiar las cosas, sobre todo si éramos capaces de dar vuelta el proceso institucionalizado a nuestro favor. La decisión de responder a la propuesta de mi Asamblea se basa precisamente en haber entendido que, a menos que hagamos cambios profundos y estructurales, los intentos de cualquier comunidad por resguardar la vida en su territorio chocarán con el muro de frialdad neoliberal consagrado en la actual Constitución. Además, fuimos testigos de cómo los mismos de siempre que no quisieron cambiar nada en 30 años se apresuraban por anunciar su candidatura.

Estoy en este proceso porque es de sentido común querer defender los glaciares y las nacientes de las aguas que son la fuente de vida de todo lo que viene más abajo.

Estoy en este proceso porque el trabajo comunitario en el que he estado involucrada por más de 15 años me llena de esperanza; creo en la magia, creo en la creatividad del pueblo y los resultados de la elección del 15 y 16 de mayo demostraron que no estamos solos.

A la Convención Constitucional quiero aportar mis más de 15 años de experiencia en trabajo en equipo y asambleas, algo de lo cual la política tradicional tiene mucho que aprender, así como de trabajar por el bien común, por poner fin a la precarización de la vida, y por el bienestar de todos y no solo de unos pocos.

Quiero aportar los conocimientos acumulados en decenas de cabildos y asambleas realizados en mi Distrito, gracias a lo cual con la Asamblea Constituyente Atacama (ACA) redactamos un Mandato Madre que contiene la sabiduría, los anhelos y las esperanzas de una de las regiones con más zonas de sacrificio de nuestro país y que votó masivamente a favor de la redacción de una nueva Constitución que ponga la vida por sobre el lucro, la dignidad por sobre el abuso, la justicia por sobre la inequidad.

Quiero aportar mi sentido de justicia, mi perseverancia y mi convencimiento de que lo único a lo que debemos temer es a no actuar a tiempo para (...)

Artículo completo: 2 141 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de junio 2021
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Compartir este artículo