En kioscos: Octubre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

El complejo escenario que enfrentan nuestras escuelas y liceos públicos

El retorno a las clases presenciales en la educación

A modo de constatación y como punto de partida de los escenarios que se describen a continuación, es importante que se considere que estamos ubicados en las experiencias del retorno a clases de profesores y estudiantado que asiste a escuelas y liceos públicos de nuestro país. Por lo mismo, son aquellos establecimientos educacionales públicos, laicos y gratuitos que, debido a la segmentación del sistema escolar nacional, se concentra en la atención a la población escolar más vulnerable. Por añadidura, son los establecimientos educativos que más recursos necesitan, pero que, debido al modelo de financiamiento basado en la asistencia escolar, son los que proporcionalmente cuentan con menor financiamiento.

Como se recordará, el último trimestre del año 2021, se inició el progresivo proceso del retorno a clases presenciales. En el caso de los centros escolares públicos, se implementó una estrategia híbrida con clases presenciales y a distancia. Los cursos fueron divididos en grupos ajustados a las condiciones del aforo de cada escuela o liceo. De esta manera, los cursos volvían a clases en grupos pequeños, dividiendo la asistencia presencial por semanas virtuales y presenciales. Además, la asistencia presencial continuaba siendo voluntaria. Si bien esta primera experiencia mostró varios indicios nocivos del trabajo escolar no presencial, tanto la reflexión como las opiniones encontradas entre los actores sociales y políticos del año pasado, se centraba casi exclusivamente en las consecuencias sanitarias de la no presencialidad y en los impactos negativos en los aprendizajes de las niñas, niños y adolescentes.

Sin embargo, a partir de marzo de 2022, luego del retorno masivo y obligatorio del estudiantado a las clases presenciales, las secuelas de la pandemia y del trabajo escolar virtual, han mostrado sus efectos más crueles, tanto a nivel escolar como psicosocial.

En el ámbito educativo, indudablemente se ha confirmado que los contenidos abordados por el profesorado y los aprendizajes adquiridos por el estudiantado está retrasado y probablemente, con pocas posibilidades de recuperación. En otras palabras, es bastante difícil que se logre instalar un mecanismo que revierta el trabajo escolar que la crisis sanitaria interrumpió.

Basta con visitar un centro escolar o entrevistar a un representante del profesorado, para escuchar los esfuerzos que están haciendo los y las profesoras para intentar incluir contenidos y dominios curriculares de los años anteriores. Contenidos que, en la mayoría de los casos, son claves para que sus estudiantes puedan iniciarse en los temas que los planes y programas fijan para las clases del año en curso.

En síntesis, los y (...)

Artículo completo: 1 314 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de mayo 2022
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Dante Castillo y Mario Torres

Dante Castillo
Investigador PIIE.
Mario Torres
Vicerrector de la Vicerrectoría de Transferencia Tecnológica y Vinculación con el Medio. UTEM.

Compartir este artículo