En kioscos: Noviembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Ante el narcotráfico, la violencia y el crimen organizado

La urgencia de un acuerdo por la seguridad

El incremento de la violencia y los hechos delictuales en el último tiempo, ha llevado a que los temas de orden público y seguridad se tomen diariamente la agenda nacional, convirtiéndose en una de las principales demandas de la ciudadanía ante el incremento de la sensación de temor y vulnerabilidad.

Hoy en día, se está viviendo un complejo escenario en materia de seguridad en la Región Metropolitana y en buena parte de Chile; escenario, que muchas alcaldesas y alcaldes venimos denunciando desde hace tiempo, tanto públicamente como en todas las instancias y mesas de trabajo que hemos integrado.

Este tema tampoco ha dado tregua en los primeros meses del Gobierno del Presidente Gabriel Boric, quien ha debido sortear hechos graves de violencia, tanto en civiles como uniformados, evidenciando que esta enfermedad, la cual se viene arrastrando durante años, hoy se encuentre en un estado crónico y sin control. Ante esta situación se requiere que se lleve a cabo una profunda intervención de manera urgente, integral y colaborativa, en la cual participen todos los actores: Gobierno, alcaldesas, alcaldes, organizaciones de la sociedad civil, privados y la ciudadanía. Es por esto, por lo que hay que cambiar el enfoque, que claramente ha fallado, al centrarse en la persecución de delitos consumados y no en la prevención.

En ese contexto, mi intención en estas breves líneas es poder abordar algunos temas importantes y buscar soluciones de fondo que sean eficientes, eficaces, de calidad y transparentes.

Seguridad y orden público
Lo primero que me gustaría señalar y enfatizar, es que las políticas de seguridad del gobierno anterior, fracasaron. No fracasaron por los últimos hechos de violencia que se han vivido en los distintos territorios -que son lamentables y condenables- sino desde el momento en el que se decidió por parte de esa administración, a través de la Subsecretaría de Prevención del Delito, retirar los recursos a las comunas para trabajar en materias de prevención social y enfocar los recursos solo en tecnología. Hoy en nuestro país se invierte el 10% en prevención y el 90% en control.

¿Cuántas veces se ha escuchado que los involucrados en delitos fueron detenidos 14, 15 y hasta 20 veces? ¿Estamos abordando el problema de la manera correcta?

Se debe pensar en soluciones de fondo, que tengan que ver con la prevención y la intervención social en los barrios y en las trayectorias de vida de las nuevas generaciones, soluciones que tengan que ver con abrir nuevas y mejores oportunidades educativas, culturales, deportivas, laborales, crear sentidos de pertenencia a la comunidad y ampliar los horizontes de futuro. Estas soluciones requieren de esfuerzos prolongados, la coordinación entre todos los actores y niveles de gobierno (el comunal, el regional y el nacional) y mucha voluntad política que trascienda la mirada corta marcada por los ciclos electorales. Es por esto que se necesita de manera urgente llegar a un acuerdo transversal por la seguridad, un acuerdo que nos permita levantar la mirada, salir de los ciclos electorales y trabajar unidos por un Chile inclusivo, acogedor, justo y seguro.

La seguridad pública no es un problema meramente policial. La delincuencia, la violencia y la inseguridad -en los últimos tres años el aumento de la percepción de inseguridad aumentó de un 76,8% a un 84,3% de acuerdo a los datos de la ENUSC (1)- son realidades que tienen, al menos, una faceta socioeconómica, un componente sistémico-estructural y una aproximación político gubernamental. En rigor, los intentos por reducirlas o contenerlas exigen políticas consistentes y duraderas, un consenso sobre la manera de enfrentar las causas y sus manifestaciones, una alta capacidad técnica y de voluntad política.

Actualmente se ha podido ver un claro aumento de la violencia, donde se ha podido observar que en la mayoría de estos hechos están involucrados menores de edad, por lo que se tiene que hablar de prevención social y prevención situacional, pero con una mirada que supere los cálculos políticos y el cortoplacismo, porque cualquiera de estas políticas no van a tener un resultado (...)

Artículo completo: 2 112 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de julio 2022
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Carolina Leitao Álvarez Salamanca

Alcaldesa de Peñalolén.

Compartir este artículo