En kioscos: Junio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

El impacto de las últimas medidas económicas

¿Hacia dónde va la economía chilena?

La economía chilena exhibe un crecimiento en declinación en lo que va de siglo XXI, con la excepción paradojal del último trienio. En ella predominan crecientemente los servicios, los que sustentan el grueso de los empleos. Un 27% son informales, mientras la distribución del ingreso no mejora. El enfoque ortodoxo que persiste en materia de política monetaria y en parte en la política fiscal no augura perspectivas positivas para los próximos años.

La recuperación post pandemia y la recesión técnica de 2022

El crecimiento interanual promedio del Producto Interno Bruto (PIB), que mide el valor agregado de mercado de las actividades económicas, pasó de 6,2% en la última década del siglo pasado (el doble que el promedio mundial), a 3,3% en 2010 2019, menos que en las dos décadas previas (y también menos que el promedio mundial). En contraste, en el último trienio, de grandes turbulencias globales y locales, el crecimiento ha sido de 2,7% anual (mucho más que el promedio mundial).

Esta última cifra sería muy inferior de no mediar el excepcional año 2021, dada la fuerte expansión de la demanda interna fruto del aumento del consumo por los retiros de recursos desde los fondos privados de pensiones, originados en el desborde parlamentario que sufrió en la materia el gobierno de Sebastián Piñera en 2020 y 2021 –vinculado a una mayor presión ciudadana desde la rebelión social de fines de 2019– y de las importantes transferencias gubernamentales de emergencia a las familias, concentradas en la segunda parte del año en la fase electoral.

Esta expansión dinamizó notoriamente a la economía y le permitió una más rápida salida de crisis, pues el PIB había caído en 2020 fruto de la pandemia en -6,2% (el mundo lo hizo en solo -3,0% en ese año), pero fue seguido de un fuerte crecimiento de 11,7% en 2021 y uno más lento de 2,4% en 2022.

La política recesiva que decidió adoptar injustificadamente el Banco Central en 2021, y que radicalizó en 2022, ha buscado comprimir la demanda interna y llevarla a su nivel de 2020. Esta entidad atribuyó a su dinamismo la aceleración de la inflación, en circunstancias que incluye un fuerte componente externo. La política monetaria restrictiva llevó a un cambio de tendencia en la trayectoria de la economía y se fue acelerando una caída del PIB en los tres primeros trimestres del año pasado. Se configuró así una “recesión técnica”, definida como dos trimestres seguidos de caída del PIB. No obstante, se produjo una leve recuperación desestacionalizada de un 0,1% en el cuarto trimestre, seguida de un Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) de enero de 2023 que creció en un 1,6% en términos (…)

Artículo completo: 1 408 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de abril 2023
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Gonzalo D. Martner

Director Depto. de Gestión y Políticas Públicas
Facultad de Administración y Economía
Universidad de Santiago de Chile

Compartir este artículo