En kioscos: Enero 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Cómo hacer frente a la delincuencia común y la reparación a las víctimas de delitos

La seguridad ciudadana para los sectores populares

Razones político electorales han instalado a la seguridad ciudadana como la primera preocupación entre la población nacional; más aún, sus aspectos más relevantes como son el homicidio por encargo y las inmigraciones ilegales, perversamente vinculados, han dinamizado un proceso de instalación y manipulación del miedo que ha trastocado profundamente las tendencias electorales de la población nacional, como quedó más que claro con el arrollador triunfo del Partido Republicano en las pasadas elecciones de consejeros constitucionales.

Hay dos aspectos de la seguridad ciudadana que afectan directamente a los sectores populares: la delincuencia común y la reparación por los bienes perdidos al ser víctimas de esos delitos. Según la ENUSC (Encuesta Nacional Urbana) del INE en 2021 el 16,9% de los hogares padecieron delitos comunes como robo desde vehículo (10,0%), hurto (4,2%), robo con violencia (3,3), robo por sorpresa (2,7%), robo con fuerza en la vivienda (2,5%), lesiones (0,8%) y robo de vehículos (0,7%). Es de constatar que la victimización ha disminuido consistentemente año a año desde 2017, de 28,0% a 16,9%, en casi un 40%. También que solamente el 32,6% de las víctimas presentó denuncia, la muestra se realizó en 22.180 hogares, lo cual la hace la más representativa de sus similares sobre victimización. Es de agregar, como veremos en detalle más adelante, que más del 90% de esos hechos delictivos no tuvieron imputados conocidos y por lo tanto no hubo sancionado alguno.

La delincuencia común

Lo primero es discernir entre la delincuencia común y el crimen organizado. El crimen organizado que en general responde a demandas sociales efectivas y sentidas por la población, que no son satisfechas en los mercados regulares y están prohibidas por el Estado, tales como la prostitución, el contrabando, el tráfico de inmigrantes, la usurpación de terrenos y viviendas, el comercio ambulante, las falsificaciones, etc., así como su forma más paradigmática, exitosa y atemorizante: el narcotráfico, que es un respuesta a la grave situación crítica de la salud mental en el país; bien podríamos llamar a estos delitos por demanda. Además, hay otros crímenes graves que pueden ser ejecutados por encargo de un tercero, tales como: el homicidio contratado, el sicariato, el secuestro extorsivo, la tortura, los asaltos a bancos, comercios y (...)

Artículo completo: 1 199 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de julio 2023
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Ibán de Rementería

Observatorio Gobierno del Miedo
Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

Compartir este artículo