En kioscos: Enero 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

De la búsqueda de un nuevo Pacto Social a la colaboración técnica con la nueva Constitución

Las universidades públicas abandonan la política

Las propuestas de cambio indicadas por las universidades públicas y su rol de actor político han tenido la misma suerte que las demandas ciudadanas, expresadas durante el estallido social que se inició el 18 de octubre de 2019.

En una pasada magistral el sistema de partidos políticos logró una vez más, quizás con algo de ayuda externa, ponerse a la cabeza de una propuesta de solución a las problemáticas que la ciudadanía asoció a los últimos 30 o 40 años de administración del Estado.

El “Acuerdo Por la Paz Social y la Nueva Constitución” firmado el 15 de noviembre de 2019, fue la respuesta que los partidos políticos levantaron ante la grave crisis social que enfrentó el país. Formalmente es la manera en que los partidos de derecha, centro e izquierda enarbolaron para detener la movilización de la ciudadanía y recuperar su legitimidad extraviada. El documento propuesto al presidente Sebastián Piñera, secundado por las firmas de representantes políticos, incluyendo la del actual presidente Gabriel Boric, es el acuerdo de una salida institucional cuyo objetivo declarado era “buscar la paz y la justicia social a través de un procedimiento inobjetablemente democrático”.

Bajo este Acuerdo, los partidos declaran “garantizar su compromiso con el restablecimiento de la paz y el orden público en Chile y el total respeto de los derechos humanos y la institucionalidad democrática vigente”. Como primer paso, se impulsa la realización de un Plebiscito en el mes de abril de 2020, en el que se preguntara a la ciudadanía por la creación de una nueva Constitución Política.

El sistema de partidos políticos al ver interpelada su legitimidad como actor de cambio y conductor de soluciones sociales, con el acuerdo transversal del 15 de noviembre de 2019, logró levantar una vía de salida para responder a la tensión democrática entre la ciudadanía movilizada y la cuestionada élite política. Sin embargo, lo que originalmente se interpretó como un reconocimiento al poder popular que obligaba a los partidos a ceder parte de su poder, en la actualidad, este Acuerdo es reconocido como un dispositivo que logró metamorfosear y renovar la conducción neoliberal. En paralelo, las acciones emanadas del Acuerdo del 15 de noviembre de 2019, contó con la cobertura y el blindaje de la larga cuarentena con la que se enfrentó la crisis sanitaria. A lo anterior se agregó la esperanza de la elección presidencial del año 2021, que recogería las postergadas demandas ciudadanas de transformación. En este movimiento, tanto la ciudadanía organizada perdió relevancia y la universidad pública resignó su participación en la política.

En la (...)

Artículo completo: 1 330 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de julio 2023
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Dante Castillo* y Mario Torres*

*Investigador PIIE. **Académico UTEM.

Compartir este artículo