En kioscos: Marzo 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Cómo es el proyecto constitucional de los extremistas republicanos y la derecha

Para no seguir con “el baile de los que sobran”

Soy testigo de una historia triste; la historia de un proceso que comenzó con esperanza, con la ilusión de que podamos tener una nueva constitución, democrática y escrita en democracia. Un proceso que se suponía que debía ser el comienzo del fin de la desigualdad y el abuso que experimentamos en la sociedad chilena hace ya décadas.

JPEG - 120.7 kio
Claudio Herrera, A little Yes and a big No, 2008

No se trató de nuestra primera experiencia. En 2019 se produjo el denominado “estallido social”, una serie de multitudinarias manifestaciones ciudadanas espontáneas, donde la consigna era poner fin a los abusos y la desigualdad generada por el entramado neoliberal impuesto a la fuerza por la dictadura civil militar de Pinochet en los 80, por lo que no fue extraño que los chilenos y chilenas decidieran cantar “el baile de los que sobran” en cada concentración. Luego vino un plebiscito donde una mayoría abrumadora de los chilenos decidimos que queríamos una nueva Constitución, una Convención Constituyente que elaboró un texto progresista que establecía un Estado Social y Democrático de Derecho para Chile. Los conservadores y reaccionarios acusaron al texto de ser refundacional y romper la tradición constitucional chilena. Pusieron su dinero y sus medios tras la opción rechazo, camino que siguieron los chilenos y chilenas.

Fue un duro golpe para quienes luchamos día a día por construir un Chile más justo, igualitario y limpio, pero no fue el último que recibiríamos. Las demandas de los ciudadanos seguían ahí por lo que el gobierno y los partidos políticos impulsaron un segundo proceso, con bordes constitucionales y expertos que cuidarían que el nuevo texto no fuese refundacional. En mayo de este año recibimos otro mazazo. Abusando de la sensación de inseguridad presente en nuestra sociedad, las fuerzas de conservadores de Republicanos, liderada por el candidato presidencial de la extrema derecha José Antonio Kast y Chile Vamos, la coalición tradicional de la derecha chilena, se impusieron en la elección de consejeros constitucionales, obteniendo una mayoría que les daba poder suficiente para aprobar todo lo que desearan y, en particular a Republicanos, el poder de vetar cualquier intento de acuerdo que los dejara fuera.

Un golpe duro, demasiado duro, para todas y todos quienes pensábamos que este segundo proceso era otra oportunidad para cambiar las reglas del juego a (...)

Artículo completo: 1 258 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de diciembre 2023
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Karen Araya

Compartir este artículo