En kioscos: Enero 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Un mundo que se rearma

La guerra en Ucrania, gran acelerador del armamento mundial

Ucrania, Gaza, los Balcanes, el Mar Rojo, el Pacífico… el rugido de las armas está en boga. El Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI) señala que el gasto militar mundial, en alza en 2022 por octavo año consecutivo, nunca había sido tan significativo en los últimos treinta años y el fin de la Guerra Fría: 2,055 billones de euros, es decir el 2,2% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial. El general Pierre Schill, jefe del Estado Mayor del Ejército francés, alerta sobre “el estruendoso regreso de las grandes guerras, que nuevamente se han convertido en el modo preferido para resolver disputas” (1) y “que ponen en marcha un desencadenamiento de violencia paroxístico, en donde los cerrojos morales y jurídicos se hacen añicos bajo los violentos golpes de la barbarie desenfrenada, cuando los creíamos relegados a los libros de historia”.

Las riendas se soltaron en 2014 con la anexión por parte de Rusia de las dos regiones ucranianas de Crimea y el Donbás. Los Estados se rearman, las bases industriales de defensa aumentaron el ritmo de producción y compiten por las ventas de exportación. Rusia, tras haberse retirado de varios tratados sobre armamento, aumenta en un 70% las partidas militares en su presupuesto de 2024, recuperando los niveles de los años 1980-1990: “Todo para el frente, todo para la victoria”, proclamó Anton Siluanov, ministro de Finanzas ruso, al presentar su presupuesto. Los 10,8 billones de rublos anunciados (109.000 millones de euros), es decir el 6% del PIB de la Federación, servirán principalmente para relanzar las cadenas de producción acelerada de obuses, tanques y drones, así como para pagarles a los soldados movilizados y para indemnizar a las familias de los fallecidos en el frente. Según una estimación, el Ejército ruso habría lanzado en 2023 más de dos millones de obuses, es decir el doble del año anterior. El sitio Oryx evalúa en 10.000 el número de equipos terrestres rusos dañados o destruidos en Ucrania.

JPEG - 440.1 kio

Gastos militares se disparan

Los proveedores rusos, habitualmente en segundo lugar en ventas de armas, detrás del indiscutible campeón estadounidense, representan un quinto del armamento adquirido en el mundo, principalmente en Asia, Medio Oriente y África. Abocados al apoyo a la ofensiva en Ucrania, que ocasionó pérdidas sin precedentes desde la última guerra mundial, no les ha ido bien en materia de exportaciones desde 2022. Además, las sanciones occidentales, principalmente estadounidenses, impidieron que Moscú concluyera importantes acuerdos con Filipinas (helicópteros Mil Mi-17), Indonesia (cazas-bombarderos Su-35) y Kuwait (tanques T-90).

Rusia tampoco puede esperar beneficiarse con los encargos de los ex miembros del Pacto de Varsovia o de los países bálticos, actualmente miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN): no obstante, los gastos militares de Lituania entre 2014 y 2022 aumentaron en 270%, los de Letonia en 173%, y los presupuestos de Defensa de Finlandia, Hungría, Rumania, la República Checa o Eslovaquia se dispararon, al igual que el de Polonia. Este país dedica hoy en día el 4% de su PIB a la defensa y quiere duplicar los efectivos de su Ejército; se abastece, entre otras cosas, de tanques Abrams, de lanzacohetes Himars y de helicópteros Apache de compañías estadounidenses y compra tanques y obuses a Corea del Sur, convirtiéndose de repente en uno de los pesos pesados de la OTAN, particularmente junto a Alemania. Esta última aún no adjudicó los 100.000 millones de euros atribuidos en 2022 al Fondo Especial para la Modernización de la Bundeswehr (2), pero –poco sensible al argumento de la “preferencia europea”– no esconde su atracción por los sistemas antimisiles estadounidenses- israelíes, y acaba de encargar cazas F-35 a la estadounidense Lockheed Martin, la mayor fabricante de armas del planeta.

El efecto Ucrania

Los reveses rusos le permiten a Francia mantener (...)

Artículo completo: 1 992 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de enero 2024
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Philippe Leymarie

Periodista de Radio France Internationale.

Compartir este artículo